En ingeniería «modelar», es crear una mentira útil. La aplicación de módelos, la simplificación de la realidad, desde siempre a generado conocimiento útil. No es casualidad que al dar al interruptor se encienda la luz, o que escribas en google «ahorro» y puedas accedar a un sin fin de conocimiento, la ciencia y la tecnología tienen su origen en la aplicación de modelos.

Con la siguiente lectura recomendada por Sebas Trader de MDC Trading Academypuedes encontrar tu propio modelo útil del sistema bancario y financiero actual para adaptarlo a trading….

Orígenes de ahorrar

En la edad media, los campesinos ahorraban incluyendo oro (sortijas, ornamentos, monedas) poco a poco en los adobes que utilizaban para construir y reformar sus casas. Estas “reservas” se utilizaban para los diversos eventos que pudieran ocurrir en el futuro. Tenías otra posibilidad ir al orfebre de la comarca y pedirle por favor que te lo guardara, este cobraba un alquiler por el espacio y daba un resguardo (“cheque de cobro”) por la cantidad de oro depositada. A priori, y durante un tiempo así fue, esto era más seguro, ya que los orfebres almacenaban cantidades importantes de oro y por lo tanto tenían su propia “caja de seguridad” . Los Orfebres alquilaban espacio a sus vecinos, amigos y colaboradores que por un módico precio podían disponer de su oro sin tener que hacer “reformas” en casa. Estos “cheques de cobro” pronto se empezaron a intercambiar en los mercados de abastos, tal y como si fuera dinero. Las ventajas eran evidentes, era portable y en cierto modo seguro, ya que si te robaban siempre podías acudir al orfebre con la esperanza de que este, al menos, invalidara el cheque. El orfebre, tenía otro negocio, prestaba su propio oro. Con la firma de un contrato el deudor se comprometía a devolver el oro recibido (en forma de cheques de cobro) y al pago de unos intereses dentro de un periodo de tiempo determinado o sino perdería cualquier bien por un valor equivalente al de su deuda y que tuviera en propiedad (su casa, sus tierras, sus joyas, el mismo o incluso su familia). El orfebre por su parte firmaba el cheque de cobro correspondiente y se lo entregaba, simplemente hacía un apunte en cuenta ya que el oro permanecía en su caja fuerte. El oro del ahora depositario / deudor (¿?) permanecería bien seguro en su caja fuerte. Los orfebres tenían por lo tanto almacenado en “cajas fuertes” su oro (o sea el de sus depositarios/deudores) y el de sus depositarios. Contribuyendo de esta manera al desarrollo económico y posterior expansión europea, los orfebres concedieron créditos por todo el valor de su oro, pero como la demanda seguía creciendo algunos banqueros decidieron prestar también del de sus depositarios (al fin y al cabo rara vez se pasaban por allí para retirar el oro). Los depositarios hasta ese momento no “sabían” que el orfebre estaba cobrando unos intereses por el dinero que estos tenían en su caja fuerte, si embargo la ostentación de riqueza por parte de los orfebres despertó las suspicacias de sus depositarios con mayor volumen de oro, quienes exigieron ver su oro. El banquero abrió la caja fuerte y el oro efectivamente permanecía en la caja fuerte. Hasta aquí, a pesar del doble juego del orfebre, todo correcto, el oro almacenado era la garantía de los cheques que estaban prestando. Sin embargo los depositarios intuyeron el doble juego y exigieron el pago de unos intereses por su oro depositado. Los orfebres a partir de ahora banqueros, pagarían por los depósitos de oro un interés y cobraría un diferencial de interés para cubrir los costes de operación que conllevara la concesión de préstamos estableciéndose en ese momento el modelo de sistema bancario actual. En la edad media, por un “cheque de cobro” ibas al orfebre (ahora banquero) y este te daba la cantidad en oro que el cheque, resguardo de la cantidad de oro que tú (ya fueras depositario/deudor o depositario) habías depositado, acreditaba. Tus ahorros (tu oro) ya fuera en la caja fuerte del banquero o en los adobes de tu casa no perdían valor. Ahora por un por un Dólar/Euro/Yen el banco te da un Dólar/Euro/Yen. El banquero, en este caso los bancos centrales avalan su valor(?).Algunos banqueros, tuvieron la tentación de prestar un oro que no había en sus “cajas fuertes”. Total no solo no vienen, sino que nadie sabe lo que tengo. Y lo que ocurre es que la ecuación: Oro almacenado = Cheques de cobro emitidos = Dinero en circulación se rompió, dando lugar a lo que se conoce como inflación, el dinero en circulación pierde valor . Al emitir cheques de cobro por un dinero que no existía en su “caja fuerte” el banquero crea dinero, no esta creando oro (valor), esta creando dinero. Durante un tiempo el banquero (aquellos que cayeron en la tentación) disfrutó de pingues beneficios que le llevaron de nuevo a hacer ostentación de su riqueza. Los depositarios, ahora si, retiraron su oro ya que intuyeron que el banquero no jugaba limpio, se corrió la voz y todos aquellos que tenían cheques de cobro acudieron en masa a retirarlos, por supuesto el banquero no pudo reintegrar la misma cantidad de oro que los cheques de cobro exigían, bancarrota. Ahora si que el triple juego del banquero no cuadraba, pero los ahorros de muchos se esfumaron. Resulto, que a largo plazo, era más seguro haber metido el oro en los adobes del corral. El especialista: Con aquellas bancarrotas el sistema bancario se depuró y regularizó, creando los bancos centrales y la casa de la moneda, la única fábrica con potestad para fabricar dinero, para crear dinero. Pero también mantuvo el statu quo, y permitió a los banqueros endeudarse por un montante superior al valor del oro que tuvieran en propiedad más el de sus depositarios, al fin y al cabo la concesión de préstamos fué un factor decisivo del éxito económico europeo, ya que financió la expansión europea.

También te puede gustar:

Dejar un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *